En este momento estás viendo Las cookies

Las cookies

¿Ya sabes lo que aceptas cuando dices si a las cookies?

Las cookies: su naturaleza

Que son las cookies

Las cookies son ficheros de datos que una web necesita enviar a tu ordenador o movil cuando estás navegando y la web en cuestión tiene la obligación de avisarte y te preguntará qué cookies quieres dejar entrar y cuales no.

Así pues, si les permites entrar se instalaran en tu ordenador o movil.

Asimismo,  la próxima vez que vayas a visitar esa web, tu ordenador recordará la entrada a dicha web y lo que visitaste la última vez, y ya no tendrás que volver a iniciar sesión en esa web.

Gracias a tu IP y los otros identificadores que miran las cookies, la página web que visitaste, sabrá quién eres y qué hiciste antes, pudiendo recordar lo que tenías en la cesta de la compra para que no tengas que volver a meterlo.

En definitiva, son recordatorios de tus configuraciones cuando navegas por la red.

Que efectos producen las cookies

Aunque también recuerdan tus hábitos de navegación, y esa es la cuestión más conflictiva, porque esta información que conocen de los usuarios, puede servir a terceros para enviarles publicidad vinculada a sus intereses pero que no han solicitado directamente y que identifican a los usuarios según las páginas visitadas.

En realidad las cookies actuan como espías de las empresas a las que has decidido ceder tus datos y pueden ver en que páginas entras y pueden crear un perfil con tus gustos personales, el que luego lo vendan a terceros solo es cuestión de tiempo.

De esta manera los anunciantes pagan por una publicicdad que se enfoca al público que ellos creen que será potencial, basado en los perfiles que ya conocen a través de las cookies.

Una guía adaptada

La AEPD ha creado una guía adaptada a la nueva normativa ya que el uso de cualquier dispositivo implica un almacenamiento y recuperación de datos en los terminales de los usuarios tienen consecuencias en lo referente a su privacidad.

Uno de estos dispositivos son las llamadas cookies, que se usan cada vez que navegamos por internet.

Es necesario que los ciudadanos se sientan seguros cuando navegan por la red y que sean conscientes del valor que tienen sus hábitos de navegación, por eso deben conocer cómo funcionar, qué deben aceptar y que rechazar.

A través de la aceptación de las cookies, los generadores de servicios obtienen datos privados de los usuarios que después podran ser utilizados para la prestación de los servicios ofrecidos, como para publicidad.

Es por este motivo que surge la necesidad de crear un sistema donde el usuario sea consciente del uso que van a darle dichos servicios a sus datos personales.

Una vez revisadas las directrices sobre consentimiento el Comité Europeo ha aclarado  su posición acerca de la validez de la opción seguir navegando como forma de dar el consentimiento del usuario, considerando que dicha opción no constituye una forma válida de prestar el consentimiento.

Los muros de cookies

Respecto a  la opción de usar los llamados, muros de cookies, o sea, de limitar el acceso a determinados contenidos a los usuarios que acepten dichas cookies, el comité precisa que no podrán usarse  los denominados “muros de cookies» que no ofrezcan una alternativa al consentimiento.

La guía analiza pues la necesidad de obtener el consentimiento del usuario antes de instalar las cookies, recogiendo la obligación de transparencia y el consentimiento en sí mismo, que establece unos requisitos más estrictos.

En cuanto a la transparencia a la hora de mostrar la información, la Guía precisa que dicha información debe ser concisa, e inteligible, utilizando un lenguaje sencillo.

Así pues, deben evitarse frases del tipo “usamos cookies para personalizar su contenido y crear una mejor experiencia” o frases como “podemos utilizar sus datos personales para ofrecer servicios personalizados” porque en realidad se refieren a cookies publicitarias que almacenarán información sobre el  usuario y sus hábitos de navegación.

Cuando un usuario acepte el uso de cookies, la información debe seguir siendo accesible.

La Guía clarifica también que esta información debe facilitarse antes de su uso mediante un formato visible que deberá mantenerse hasta que el usuario decida otorgar o no  el consentimiento.

Tipos de consentimiento

La Guía incluye las opciones de aceptar, rechazar o configurar las cookies. Se admite la opción de “seguir navegando” como fórmula válida para obtener el consentimiento tras haber informado de ello, reforzando las garantías para que pueda ser considerada como una clara acción afirmativa e incorporando a su vez, una fórmula para que pueda denegarse.

En este sentido, la Guía indica que será necesario que el usuario realice una acción que pueda calificarse como una clara acción afirmativa, sin que pueda considerarse una aceptación el hecho de permanecer visualizando la pantalla, mover el ratón o pulsar una tecla del teclado.

Cómo administrar dichas cookies

De esta manera,  deberá haber un botón para administrar las preferencias que lleve al usuario directamente al panel de configuración. En el panel podrán implementarse dos botones: uno para aceptar todas las cookies y otro para rechazarlas todas.

Estas posibilidades se permiten para facilitar la navegación del usuario y evitar que tenga que ir marcando una por una las cookies que acepta o rechaza.

En la segunda capa, se añade la obligación de facilitar información sobre las transferencias de datos a terceros países realizadas por el editor; sobre la elaboración de perfiles y sobre el periodo de conservación de los datos.

La ley nos ayuda

Las soluciones propuestas en esta guía pretenden ofrecer un método sobre cómo cumplir las obligaciones previstas en el apartado segundo del artículo 22 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI), en relación con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos y garantía de los derechos digitales (LOPDGDD).

Por último, hay que recordar que existen una serie de cookies exentas (cookies técnicas), que quedan excluidas del ámbito de aplicación del artículo 22.2 de la LSSI y sobre las que, por lo tanto, no es necesario informar ni obtener el consentimiento sobre su uso.

¿Que tipos de cookies hay?

Hay cookies temporales y permanentes cuando entras en una web

Las temporales sólo permanecen en tu ordenador hasta que dejas de ver la página web y no quedan instaladas en el navegador.

Las permanentes se quedan grabadas en el sistema para que la página cuando vuelva a cargarse pueda leerlas.

Hay cookies que varian según su finalidad, estas cookies se pueden activar o desactivar cuando entras en una página.

Hay cookies propias y de terceros

las propias son de la misma página web que visitas y las de terceros de otras empresas que han pedido a esa página web que también se instalen en el ordenador cuando accedan a ellas.

Las cookies técnicas son las únicas que no pueden desactivarse porque permiten controlar el tráfico y la comunicación de los datos internosque se usan para finalizar compras o elementos de seguridad, optimizan, en definitiva, elfuncionamiento de la web.

La Agencia recomienda informar de su utilización y recoge el siguiente ejemplo de cláusula informativa: “Este sitio web utiliza cookies que permiten el funcionamiento y la prestación de los servicios ofrecidos en el mismo”.